No tens activat JAVASCRIPT al navegador, pots navegar en la nostra web tranquil·lament, però et recomanem que ho activis perquè puguis fer us del Web amb totes les funcionalitats.

"Es cuestión de tiempo que el estigma desaparezca, al menos, de los medios"

“El silencio es el peor enemigo del suicidio. Hablar de ello y exteriorizarlo es, según los expertos, una puerta de salida para buscar ayuda y prevenirlo.“ Así empieza el artículo que la periodista Jessica Mouzo publicó en el diario El País el pasado mes de octubre, con motivo del Dia Mundial de la Salut Mental y la presentación del nuevo informe del Observatori de mitjans i salut mental: "El suïcidi als mitjans". Pero no es la primera vez que la periodista establece relación con Obertament. Conoce nuestro trabajo con los medios de comunicación de cerca y hemos querido entrevistarla para que nos de, como profesional de la comunicación, su punto de vista sobre el estigma que rodea la salud mental y el suicidio, y qué se puede hacer desde el periodismo para luchar contra él.

O: Sabemos que durante años el suicidio ha sido un tabú en los medios de comunicación, como lo es también en la sociedad en general. ¿A qué crees que se debe?

J: Al miedo a lo desconocido, a lo que no entiendes ni encuentras explicación. Los medios de comunicación siempre han temido el efecto llamada si se hablaba del tema y la sociedad tampoco demandaba información sobre el suicidio. Ahora sabemos que ese efecto contagio no es tal si se trata de forma adecuada y en positivo. Hay que romper el tabú entre todos y normalizar el abordaje y el tratamiento de las muertes por suicidio.

 

O: ¿Está cambiando el paradigma? ¿Se habla más de suicidio en los medios?

 J: Yo creo que sí, sobre todo desde el ámbito de la salud. Los profesionales de salud mental nos alientan a hacerlo, las asociaciones de familiares también y el fenómeno en sí, como hecho noticioso, obliga a incluirlo en la agenda. Mueren más personas por suicidio que en accidentes de coches. Los medios somos conscientes de la envergadura de este tema y creo que estamos mejorando la cobertura desde diversos ámbitos.

 

O: ¿Con qué dificultades se encuentra un periodista a la hora de escribir un artículo sobre el suicidio?

J: El tabú social pesa a la hora de elaborar la información. Los prejuicios, las ideas preconcebidas, el uso adecuado de las palabras... todos estos elementos a mí, personalmente, me inquietan y hacen peligrar, a mi juicio, un buen tratamiento de este tipo de informaciones. Por eso es necesario tener formación y ayuda de expertos para tratar estos temas tan complejos.

 

O: Como sabes, la semana pasada presentamos un informe sobre medios de comunicación y suicidio. Dos de las conclusiones principales del informe son, por un lado, la gran ausencia en las noticias sobre suicidio de la primera persona (solo aparece en un 12% de los casos) y que el tono mixto, neutro y negativo de las noticias predomina por encima del positivo (tono positivo: 44,5%, tono mixto/neutro/negativo: 54,9%). ¿Qué opinas de estas conclusiones? ¿Las ves reflejadas de alguna manera en el día a día de la redacción o en los medios en general?

J: Probablemente atinan bastante con la realidad del día a día. La falta de voces en primera persona es evidente y, seguramente, en esto tiene que ver la falta de tiempo que tenemos los redactores para elaborar las informaciones. A veces es más ágil localizar al experto que a un caso particular que quiera contar su punto de vista.

 Sobre la falta de noticias en positivo, creo que es un asunto más complejo. Los hechos te obligan, a veces, a informar de una forma más aséptica y no siempre es posible el enfoque positivo. En el caso de noticias en negativo, creo que son fruto del desconocimiento más que de una mala fe.

 

O: En el informe aparecen una serie de recomendaciones para periodistas que quieran o tengan que escribir sobre el suicidio. ¿Te parecen útiles? ¿Son realistas?

J: Sí, me parecen muy oportunas, aunque a veces echo en falta propuestas alternativas para evitar las malas praxis. Por ejemplo, cómo se aborda un caso de violencia machista donde el agresor/asesino termina muriendo por suicidio? O en un atentado yihadista, ¿cómo se explica para no crear estigma ni alentar el efecto llamada tan temido?

 

O: ¿Qué necesita el o la periodista para mejorar la cobertura mediática de esta temática? ¿Cómo podemos ayudar desde las entidades como Obertament?

J: Tomar conciencia de la problemática y formarse. Tener a mano expertos de cabecera a los que acudir para solventar dudas de forma ágil. A mí me gustan las charlas y los tirones de orejas de Obertament, por ejemplo, porque me hacen darme cuenta de los errores y prestar más atención a los textos que escribo.


O: A parte de este informe, desde Obertament realizamos un trabajo continuo durante todo el año orientado a luchar contra el estigma en el ámbito periodístico. ¿Existe más concienciación sobre la salud mental dentro del periodismo?

 J: Muchísima más. Desde el primer contacto con Obertament hasta ahora, yo noto mucha más sensibilidad a la hora de hablar de salud mental. Seguramente seguimos metiendo mucho la pata, pero hay discusiones en la redacción, se exponen dudas de cómo se tendría que abordar un tema u otro relacionado con salud mental... Yo creo que es un gran avance y es cuestión de tiempo que el estigma desaparezca, al menos, de los medios.

Carregant, un moment, si us plau