No tens activat JAVASCRIPT al navegador, pots navegar en la nostra web tranquil·lament, però et recomanem que ho activis perquè puguis fer us del Web amb totes les funcionalitats.

“Nos cuesta asumir que afrontar y cuidar nuestra salud mental, nos ayudaría a gestionar mejor el tiempo, humanizarnos y así ofrecer una medicina más humana”

Imatge - Header
Dilluns, 15 Juny 2020 09:12

Entrevistem a la Carolina Allegra Wagner, metgessa de família CUAP. L'impacte de la lluita contra la Covid-19 en la salut mental dels sanitaris és i serà una de les qüestions a tenir en compte en els propers mesos.

 

¿Es contracultural escuchar a los médicos? El médico suele ser el que escucha

Sí. Es extraño. Estoy un poco nerviosa de que me entrevistes. Pero me encanta que deis voz a la experiencia de los médicos y desde esta perspectiva del estigma de la salud mental. Gracias por hacerlo. 

 

¿Cómo te encuentras con tu trabajo después de toda la crisis sanitaria? 

Ahora estoy más tranquila. Supuestamente yo no tenía que trabajar, tenía vacaciones. Pero todo cambió. Ahora desde hace una semana hemos bajado el ritmo y he podido hacer cambios que me ayudan a digerir, y lo agradezco mucho. 

 

Es tiempo ahora para los profesionales sanitarios de digerir una experiencia dura e intensa.

Sí, porque en su momento no tuve la sensación de pasarlo mal porque estaba en modo supervivencia. De alguna forma te activas y trabajas lo que haga falta, en el momento no lo viví como algo desgastante o traumático. Yo estaba más como ‘esto es lo que toca’ y viviendo en el día a día. 

 

“Me tuve que ir de mi piso porque no estaban a gusto conviviendo conmigo como sanitaria”

 

¿Y ahora cómo lo ves? 

Pues es el momento de decir ‘¡Uau! realmente ha sido intenso’ Y aunque racionalmente sabes que ha sido una época excepcional, en el momento yo no lo percibía como tal.

Ahora sí hago este trabajo de mirar atrás y valorar lo que hemos hecho todos como equipo sanitario y qué hemos podido dar. Además, me toca darme cuenta de qué necesito yo ahora. 


¿Qué necesita un profesional sanitario después de la experiencia del COVID? 

Estoy aún en proceso de descubrirlo. Pero lo que me está sentando muy bien es volver a conectar con mi vida. Volver a mi piso del que me tuve que ir porque no estaban a gusto conviviendo conmigo como sanitaria. Y volver a conectar con quien soy yo a parte de sanitaria. 


¿Te apetece decir algo más? Viviste el rechazo por ser médico como posible foco de infección. 

Sí, esto fue intenso e inesperado, la verdad. Desde que les dije a mis compañeros de piso que iba a volver a trabajar tuvieron esta reacción que no me esperaba. Me dijeron que tenían mucho miedo y estaban muy angustiados. Una parte de mi entendía que con toda la información que había en los medios, todo llevaba a este miedo. Por otro lado yo me sentí en una situación vulnerable. El sitio que es mi casa no me daba apoyo, no me podía sentir refugiada cuando era algo que necesitaba mucho al estar expuesta al estrés adicional en el CUAP. Pero lo hablamos y me fui a casa de mi pareja que también es sanitaria. Ahora he vuelto al piso y aún quedan algunas cosas por hablar porque esto nos ha removido mucho emocionalmente. 

“Me ha ayudado ver la respuesta de mis compañeros cuando yo se lo contaba porque sentía mucha rabia y tristeza”


La discriminación tiene mucho impacto. Pero a veces no lo notamos en el momento. 

Totalmente. Y me ha ayudado ver la respuesta de mis compañeros cuando yo se lo contaba porque sentía mucha rabia y tristeza que sentía como irracional. Racionalmente era como ‘bueno, es normal, es lo que hay’ pero a la vez sentía que me habían hecho algo muy feo. Entendía su necesidad de seguridad, pero yo también quería sentirme segura en mi casa. Y eso no pudo coincidir. 


¿Ha sido esto lo más duro de esta crisis para ti? 

Lo más difícil creo que ha sido lidiar con la incertidumbre. No tener información ni conocimiento sobre muchos aspectos y cómo llega esto al paciente con su exigencia de necesitar saber. Y tú como médico también necesitas saber, te sientes impotente cuando sólo puedes decir ‘No sé’ . Darle este espacio a la incertidumbre tanto a mi como médico como al paciente ha sido todo un reto y muy difícil de sostener. 


Es poco habitual escuchar a un médico decir ‘No sé’  

Lo es. Y no lo debería ser. ¡Porque no sabemos muchísimas cosas! Esta situación ha hecho muy patente que en este momento sobre este virus no sabemos nada. Hay que hacer patente este ‘no saber’ y expresarlo, es muy importante.

 

“Es una norma no escrita que se incluye en la vocación. Si eres buen sanitario estás ahí para darlo todo. Y en el momento que no puedes no está bien visto. Significa que no aguantas, no eres fuerte, no sirves para esta profesión”


¿Cómo afecta una situación tan excepcional como el Covid a la salud mental del profesional sanitario? 

El Covid más que crear problemas ha visibilizado muchos problemas que ya estaban. Y sí, por un lado ha habido mucho apoyo entre nosotros, entre el personal sanitario. Pero a la vez somos un gremio muy autoexigente y se penaliza de alguna forma dentro del colectivo el pedir ayuda o el no poder más.

 

¿Pedir ayuda no es parte de vuestro rol como sanitarios?

Totalmente. Es una norma no escrita que se incluye en la vocación. Si eres buen sanitario estás ahí para darlo todo. En el momento que no puedes no estás bien visto. Porque significa que no aguantas, no eres fuerte, no sirves para esta profesión. Que no te interesa lo suficiente.

 

“Dentro del personal sanitario se manifiesta el ‘burnout’ en que no puedes empatizar con nadie. Puedes seguir haciendo tu trabajo pero eres incapaz ya de tener empatía con el que tienes enfrente”

 

En este contexto, este ‘aguantar’ y no pedir ayuda, ¿podría tener consecuencias a largo plazo? 

Podríamos llegar a límites y derrumbarnos hasta el punto de no poder más ni física, ni mental, ni emocionalmente. Pero creo que en muchas ocasiones dentro del personal sanitario el ‘burnout’ se manifiesta más como un ya no poder empatizar con nadie. Puedes seguir haciendo tu trabajo pero eres incapaz ya de tener empatía con el que tienes enfrente. Cuando esto debe de ser algo esencial en nuestro trabajo.


¿Cuando no puedes más con lo que te pasa dentro es más difícil escuchar? 

Sí, y seguir trabajando se sigue trabajando. Pero hay menos tolerancia a escuchar las cosas de tus pacientes. No puedes ponerte en su lugar. Porque si tú como persona sigues y aguantas por qué no el otro también lo hace? Inconscientemente podemos entrar en esta actitud ‘Yo resisto y aguanto. Por qué no te aguantas tú tu dolor como lo hago yo?’


“Se convierten en espacios de queja. No en espacios de digestión de lo que te pasa, de encontrarle soluciones, de conectar con la diversidad de vivencias y situaciones que se han dado en el equipo”


¿De esto habláis entre las profesionales sanitarias? ¿Os planteais cómo abordar estas cuestiones? 

No. Hay un servicio en el colegio de médicos  donde hay atención psicológica individualizada si la necesitamos. Pero no a nivel colectivo, ni dentro de las instituciones. Las reuniones que hay son siempre para cuestiones organizativas o para actualizarnos en aspectos médicos, pero creo que necesitamos espacio de cuidados y de gestión de conflictos dentro del equipo, y no los hay.


¿Qué recursos o estrategias tiene un profesional sanitario para poder lidiar en el trabajo con su malestar? ¿Lo puede hablar con sus compañeros abiertamente?

Claro que lo hablamos, pero estos espacios, o como yo los he vivido, se convierten en espacios de queja. No son espacios de digestión de lo que te pasa, de encontrarle soluciones, o de conectar con la diversidad de vivencias que se han dado en el equipo. Esto no pasa. Lo que sí pasa es que la gente se queja de los pacientes, de los jefes, de compañeras. Creo que nos falta como colectivo convertir estos espacios en lugares de regeneración, transformación y soporte entre nosotros. 


¿La crítica, si no es constructiva, no ayuda a digerir las emociones? 

No, aunque hay que dar espacio a poder expresar vivencias de forma expresa. Puede ser útil que en el ámbito laboral, yo lo vivo en la medicina pero creo que en otros lugares es parecido, se creen espacios formales donde poder digerir. Espacios que tengan el propósito de ser más conscientes de lo que nos pasa, y de lo que se activa en la convivencia en el  trabajo. 


Obertament hemos estrenado el año pasado un proyecto dentro del ámbito sanitario que se compone de unas cápsulas formativas para profesionales de atención primaria y salud mental. Lo que buscan es que el profesional pueda ser más consciente del estigma y de su propio autoestigma tambíen. 

¡Me encanta! El problema es que siempre tenemos tan poco tiempo. Y esto es un problema, siempre estamos con la sensación de ‘nos falta tiempo’. Nos cuesta asumir que afrontar y cuidar nuestra salud mental, nos ayudaría a gestionar mejor el tiempo, humanizarnos y así ofrecer una medicina más humana.

 

Si ets professional de qualsevol àmbit i tens o has tingut un problema de salut mental, pots compartir la teva història laboral amb nosaltres. Només amb els testimonis podrem donar a conèixer una realitat molt comuna, però molt silenciada.

Posa't en contacte amb Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Carregant, un moment, si us plau