No tens activat JAVASCRIPT al navegador, pots navegar en la nostra web tranquil·lament, però et recomanem que ho activis perquè puguis fer us del Web amb totes les funcionalitats.

Todo empieza, acaba y sigue

Hoy me han despedido, ha sido un mal trago, pero ya está, ya ha pasado.

Me han despedido porque hace unos meses descubrieron que tenía discapacidad. Llevo más de un año y medio trabajando ahí. Se han cubierto las espaldas para que no les denuncie. El viernes tuve un fuerte ataque de ansiedad y me desmayé. Todo eso fue de la presión que tenía. Había dos compañeras que no me hablaban aún sabiendo lo que tenía. Aún habiendo hablado con ellas, que si alguna vez me veían seria, actuarán con normalidad conmigo. Aún sabiendo que en otro trabajo me hicieron lo mismo y me destrozaron... En fin, no les interesaba y han aprovechado que el viernes tuve un bajón muy grande para echarme.

Me han hecho firmar como que es por bajo rendimiento. Y a parte otra carta como que es voluntaria. Da igual, yo ya solo quería salir de ahí, nada más... Me han arreglado el paro y me han pagado. Ya me puedo dar por satisfecha.

A seguir luchando con esta vida, en la que las personas que tenemos un poco más de dificultades, aún se nos 'ayuda' de esta manera. Ya no soy su problema, ahora mejor que sea de otro. Da igual todo lo que he trabajado y mi esfuerzo... eso no vale.

Ahora toca ser fuerte, la vida sigue.

Natolaia

Carregant, un moment, si us plau