No tens activat JAVASCRIPT al navegador, pots navegar en la nostra web tranquil·lament, però et recomanem que ho activis perquè puguis fer us del Web amb totes les funcionalitats.

Salud Mental, un nuevo titular

Y sí, por fin se habla de salud mental.

Como si un nuevo virus hubiera aparecido de repente aterrorizando a la sociedad como ha hecho el COVID.

Y sí, parece que se quiere hacer algo. Esperemos que algo más que campañas que pasan como modas. Porque la realidad es que los desequilibrios mentales existen desde siempre y los que los sufrimos no sabemos de anuncios, ni de titulares. Vivimos un dolor que no solo no se entiende sino que se estigmatiza. Quisiera creer en que todo este movimiento sirva para algo, pero me siento un poco como Greta Thumberg en la cumbre del cambio climático...

¿Es real todo esto? Se habla de un tipo de trastorno tras otro, como series de Netflix, pero por una parte, todos son parte de lo mismo, y por otra esto no va de modas, es y ha sido siempre una realidad y, desgraciadamente, llega tarde para muchos.
Ahora se reclaman ayudas para los jóvenes, pero ¿qué pasa con los no tan jóvenes que cuando tenían anorexia les miraban como a una zebra muerta y que tuvieron que pasar por unos tratamientos/negocios o un sistema público humillante y dañino? ¿ y quien no pudo cotizar y ahora que tanto se están moviendo ayudas ya les llegan tarde? ¿Qué pasa con las familias que ahora, después de 20 años de un sufrimiento que solo ellos conocen, ven como se mueve el sistema, una madre de 82 años que no debería estar en el estado en que está porque se ha tenido que comer sola un dolor que al no ser un cáncer nadie ha visto o querido ver antes?

Y con esto no quiero decir, insisto si es real, que no me alegre por la ayuda que pueda recibir quien esté a tiempo. Y ojalá se haga realidad un cambio en el sistema.
Pero como en todo, ¿cuánto tiene que pasar para que alguien haga algo?

Carregant, un moment, si us plau