No tens activat JAVASCRIPT al navegador, pots navegar en la nostra web tranquil·lament, però et recomanem que ho activis perquè puguis fer us del Web amb totes les funcionalitats.

Disfrutar y sufrir a la vez

Hace unos días tuve la experiencia de reír, disfrutar, estar satisfecho del trabajo hecho, gracias a los compañeros de La Muralla y Obertament en la presentación en Tarragona de su nueva campaña #CAPCONVERSAPENDENT. Y, poco más tarde, tuve la de estar destrozado, enfadado, hundido, ESTIGMATIZANDO, LLORANDO, SÍ, LLORANDO en la más absoluta soledad. Solo con el apoyo, solicitado por mí, de la que considero ya una amiga.

Estoy pasando por una situación personal dura, difícil, que te deja muy mal cuerpo, quieras o no, pero que es una situación por la que mucha gente pasa, se lo traga y sigue su vida. Trabajo, (familia), amigos…, se lo toma como otro paso en esta vida de felicidad y amargura, de doble sentido, en definitiva de sonrisas y lágrimas.

¿Por qué digo todo esto? Porque las personas que estamos diagnosticadas Bipolares sabemos muy bien de esto, DE EMOCIONES, de grandes tristezas, de grandes estados de ánimo, de VALLES DE LA TRANQUILIDAD, etcétera.

Pero al final ¿qué es todo esto? Pues, por un lado, es que los diagnosticados, en mi caso BIPOLARES, tenemos ¡¡SÚPERPODERES!! Sí, habéis leído bien: SÚPERPODERES. Porque estamos muy atentos cuando estamos felices, y lo sabemos muy bien, cuándo estamos estables, y cuándo estamos mal (esa no es la palabra, porque en nuestro caso se puede estar mal estando bien o estando mal, ¿SE ENTIENDE? JE, JE, JE. Mejor dicho, sabemos cuándo estamos deprimidos, bajos de ánimos). Y creo sinceramente que eso nos hace sentir emociones de una manera más profunda e íntima que la gente que médicamente se considera ‘normal’. Y no es un desprecio, solo un súperpoder.

Pero como todo súperpoder, este tiene un pequeño fallo: como sientes todo tan intensamente, a veces crees que te estás equivocando, y cuando eres muy feliz, crees que lo estás haciendo mal, que es una nueva subida, pero no es así. Simplemente eres tan feliz que no lo recuerdas, eres como un chaval de 20 años, y cuando te encuentras mal, te machacas a ti mismo creyendo que estás cayendo otra vez, pero ¡¡NO ES ASÍ!! Estás triste por una situación por la que cualquier HUMANO estaría triste, pero… si yo soy un SUPERHÉROE, ¿no puedo estar triste?… CLARO QUE PUEDO ESTAR TRISTE, porque todos Y DIGO, TODOS, somos humanos, superhéroes, en definitiva P.E.R.S.O.N.A.S. Y todos reímos y lloramos, reímos y lloramos…

Hoy no voy a recomendar una canción sino todo el nuevo álbum de Adele, ‘25’.             

Carregant, un moment, si us plau