No tens activat JAVASCRIPT al navegador, pots navegar en la nostra web tranquil·lament, però et recomanem que ho activis perquè puguis fer us del Web amb totes les funcionalitats.

"Solo sé que no sé nada" (V)

EL EMPODERAMIENTO DE UNO EMPIEZA POR UNO MISMO.

Volveré a renacer de entre mis cenizas, cual Ave Fénix. Con mis herramientas desgastadas intentaré, para lograrlo, volver a construir una nueva vida. Una vida llena de ciencia, de sabiduría, de bondad, de respeto hacia mí y hacia el prójimo. Una vida plena, con alegría, con risas, con momentos para ser vividos una y mil veces.

Dejaré atrás mi pasado, solo lo usaré para recordar y diferenciar lo que hice bien de lo que hice mal, para reafirmarme en lo que quiero hacer bien, y para retractarme de lo que no fue bueno para mí. Pero mi pasado ya no será una carga emotiva, una emoción mal gestionada, un trauma sin cura. Mi pasado muere hoy, en el presente, aliviando mi futuro.

El empoderamiento de uno mismo, empieza con el presente, el Ahora, el hoy. Llega este momento en la vida de todo ser humano, en el cual nos preguntamos por el sentido que tiene la misma, hacemos balance del ayer y, de pronto, nos encontramos con el Ahora.

Ahora es el sitio donde estamos, nos puede ocurrir a los 30, a los 40 o a los 50, el ahora no tiene edad, es un proceso que culmina con el mismo Ahora.

En el Ahora no hay tiempo para el pasado, las heridas de antaño se han cicatrizado y apenas quedan señales, dejando en su lugar enseñanzas y experiencias que sirven para engrandecer el Ahora.

En esta fase empieza el verdadero empoderamiento, el sentirse uno conectado con la realidad presente con toda su lucidez, sin subterfugios, con una mente, podríamos decir, brillante. En este periodo de nirvana mental, te das cuenta de que el empoderarse no es algo que te venga impuesto por algo o por alguien, sencillamente es una manera de ver las cosas por ti mismo, desde una óptica diferente a la visión que tenías hasta ahora de tu mundo, ese mundo divergente en nuestro estado mental dañado.

Para llegar a este estado de clarividencia, he tenido que cuidar de mi mente enferma, he sido mi propio médico, ayudado de otros médicos, con los cuales he interactuado, estudiando mi comportamiento, mis sensaciones, mis percepciones.

Estudiando y teniendo en cuenta las acciones de otras personas, escuchando mil y una historias, recordando conversaciones y consejos de mi amado padre, intentando incluso oír los silencios. Hasta que te das cuenta de que tu sitio en la vida es ayudar a personas que lo han pasado igual o peor que uno mismo, y que tu vocación aunque no hayas sido consciente de ello es explayar tus vivencias, para ver si con ellas puedes resolver el conflicto de otras.

Gracias al activismo en primera persona al darme la oportunidad de romper silencios, y no ya de romperlos, sino de poderles poner voz en forma de párrafos escritos, de mostrarme al mundo tal cual soy, sin tener que esconder mi pasado y poder dar luz a mis secretos más guardados, siendo protagonista de una vida gris que se convierte de la noche al día en una vida épica.

Es Ahora y con ello viene el empoderamiento.

Carregant, un moment, si us plau