No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

"No tengas depresión" - El testimonio de Isa

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se calcula que a nivel global afecta a 350 millones de personas, según la OMS. Hay pocos fenómenos tan extendidos y tan poco entendidos. La propia OMS ha establecido que, en 2017, para el Día Mundial de la Salud, se ponga el foco en hablar sobre la depresión, de sus síntomas, de investigación y de todo lo que conlleva este trastorno. Una de las consecuencias del desconocimiento y la falta de información sobre la depresión y sus síntomas es la discriminación y el estigma social que sufren las personas que pasan por este problema de salud mental. El miedo a ser juzgados, la vergüenza e incluso el sentimiento de culpa son comunes, y más cuando el entorno presiona. Peor que los síntomas es el estigma: cuando los otros a menudo no entienden qué pasa y quieren ayudar a la persona diciéndole que se anime, que se levante de la cama, que salga a tomar el aire, que si está así es porque quiere o que es una cuestión de actitud. Decir eso es como decir #NoTengasDepresión. Y duele. Isa lo explica:

 

Hace unos días fui a la peluquería y da la casualidad que aquel día había pasado un hecho en el barrio, y todo el mundo charlaba. Tenía un par de clientas al lado, mientras yo espera para que me atendieran. Comentaban que, bueno, que se tiene que ir con buena actitud a la vida, que ir con una sonrisa influye en tu estado de ánimo. Me tenía que morder la lengua porque me daba miedo enfrentarme a ellas y reconocer que yo, en muchos momentos, por desgracia, me he encontrado que, a pesar de ser una mujer positiva y a pesar de esforzarme para sonreír en la vida, para estar contenta y para salir adelante, debido a mi problema de salud mental, pues no he sabido cómo hacerlo, no he podido hacerlo y entonces, sentir aquellas señoras cómo es de fácil charlar y cómo es de difícil actuar, me removía cosas por dentro. El hecho de reconocerlo y decirlo significaba que cuando yo pasara por la calle, cuando pasara por la peluquería, la gente me asociaría con un problema de salud mental. Es decir, daría por supuesto que yo siempre estoy enferma, que yo siempre estoy triste y que yo no sonrío porque no quiero. Lo que más me duele es que se hable de una cosa que no se ha vivido y que se dé por supuesto que la gente que tenemos esta depresión no salimos de ella porque no queremos, porque no nos esforzamos.

       

Cargando, un momento, por favor