No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

"No tengas depresión" - Un testimonio

Esta entrada muestra un texto originalmente publicado en el blog Worlderlenmeyer, y participa en la convocatoria que han organizado Obertament y Next Door Publishers para el 7 de abril, con el objetivo de visibilizar la realidad de la depresión y luchar contra el estigma.

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se calcula que a nivel global afecta a 350 millones de personas, según la OMS. Hay pocos fenómenos tan extendidos y tan poco entendidos. La propia OMS ha establecido que, en 2017, para el Día Mundial de la Salud, se ponga el foco en hablar sobre la depresión, de sus síntomas, de investigación y de todo lo que conlleva este trastorno. Una de las consecuencias del desconocimiento y la falta de información sobre la depresión y sus síntomas es la discriminación y el estigma social que sufren las personas que pasan por este problema de salud mental. El miedo a ser juzgados, la vergüenza e incluso el sentimiento de culpa son comunes, y más cuando el entorno presiona. Peor que los síntomas es el estigma: cuando los otros a menudo no entienden qué pasa y quieren ayudar a la persona diciéndole que se anime, que se levante de la cama, que salga a tomar el aire, que si está así es porque quiere o que es una cuestión de actitud. Decir eso es como decir #NoTengasDepresión. Y duele. Aquí, un testimonio con receta: hace falta empatía:

Me gustaría escribir unas notas sobre el estigma y el mal entendimiento que hay sobre la enfermedad (si bien es verdad que este desconocimiento no incumbe sólo a la Depresión. Pensemos, sólo por poner un ejemplo en las vacunas o, para ir a un asunto un poco más "banal" en las dietas detox).
Bien, quizás es una nota con un punto de resentimiento, no lo niego, pero cada vez hay más modas pseudocientíficas y es increíble el número de personas que se apunta a éstas. En este sentido, creo que en lugar de avanzar, la sociedad ha retrocedido. 


El resentimiento viene porque cualquier persona a quien le enseñas ni que sea una punta del iceberg que estás viviendo (y digo "viviendo" por decirlo de algún modo) tiene la cura para ti. Una cura que pasa desde el "No te lo tomes así, no hay para tanto" hasta el "¿Has probado X? (entiéndase como X, yoga, flores de Bach, mindfulness y un largo etcétera). 


Todo esto se esconde bajo una supuesta "buena intención", pero pasados muchas años con depresión, puedo afirmar que no se trata de esto. No es buena intención, es no querer escuchar, no querer aprender, no querer entender (¡con lo bonito que es entender y aprender!).


Lo que pasa con la Depresión pasa en muchos ámbitos de la realidad, pero lo que pasa con la Depresión es que duele (como duelen las guerras o las injusticias sociales). No estoy tratando de compararlo, ni de buscar culpables. Creo que es un problema de base, que empieza en nuestra educación como seres humanos y lo que falta es mucha EMPATÍA, así en mayúsculas.


Ojalá sea esta campaña un paso adelante y podamos salir de nuestro anonimato, pero sobre todo de nuestro sufrimiento.


Anónimo

 

Cargando, un momento, por favor