No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

Nueva campaña para el Día de la Mujer: hagamos visible la doble discriminación

Imatge - Header
Martes, 12 Marzo 2019 11:46

Con motivo del 8M Día Internacional de la Mujer, desde Obertament hemos puesto en marcha la campaña #NiHistèriquesNiSilenciades que durará todo el mes de marzo para hacer visible la doble discriminación que reciben las mujeres que han pasado por alguna experiencia en relación a la salud mental y exigir una atención médica justa.

Opresiones multiplicadas

La salud mental es un eje añadido al género por el que una mujer puede ser doblemente descalificada, menospreciada, infantilizada y discriminada. Y, sobre todo, doblemente silenciada. Si las mujeres recibimos, por el simple hecho de serlo, un trato discriminatorio en la mayoría de aspectos de nuestra vida cotidiana, ser mujer y pasar por problemas de salud mental multiplica y agrava las exclusiones que vivimos en nuestro día a día.

"A pesar de que yo insistía en que no me encontraba bien psicológicamente, los profesionales sanitarios banalizaban mi situación y me decían que aquello era normal. Acababa de tener mi hijo y nadie se daba cuenta que yo estaba muy mal. Después de la negación y de mucho sentimiento de culpa por mi parte, finalmente me diagnosticaron una depresión que me ha estado acompañando durante años ". SILVIA (Sant Cugat del Vallès).

Según el estudio de percepción del estigma de Cataluña 2016, 2 de cada 3 mujeres con trastorno mental se ha sentido tratada injustamente dentro del ámbito sanitario. Tienden a sufrir una peor atención médica en general ya que se atribuyen al problema de salud mental cualquier dolencia por la que acuden al médico. De hecho, 7 de cada 10 mujeres que pasan por depresiones durante el embarazo y el posparto no se llegan a diagnosticar.

"Me lo creí todo, todo lo que se decía entonces sobre los trastornos mentales: que es hereditario, que no podría tener pareja nunca, que eramos imprevisibles, que no somos responsables, ni tenemos continuidad en las cosas .... Me surgía el temido autoestigma y me negué la oportunidad de buscar ayuda, dejé la pareja y me olvidé de tener hijos ". ANNA (Badalona).

Esta doble discriminación es lo que definimos como interseccionalidad, es decir, todas aquellas características (aspectos sociales, culturales, edad, diversidad funcional, afectivo, de género ..) que impactan sobre la persona en forma de discriminación y que generan opresiones multiplicadas. En el caso de las mujeres con problemas de salud mental esta doble opresión se manifiesta, según el estudio de percepción del estigma de Cataluña 2016, en forma de infantilización, sobreprotección, falta de credibilidad o intromisión en decisiones relacionadas con la vida privada de la mujer.

El caso de Rosa es un ejemplo de muchos:

"Me costó un año que me derivaran al especialista porqué todo lo que yo les decía les parecía producto de mis obsesiones. Fue mi insistencia la que me salvó. Gracias a 'mis obsesiones' conseguí finalmente que me hicieran la mamografía que permitió detectar un incipiente cáncer de mama ". ROSA (Vic).

Entre todos los casos de estigma que afectan a las mujeres y que se dan en el ámbito sanitario, se han detectado tres que son los más frecuentes: los casos relacionados con la salud mental durante y después del embarazo; el infradiagnóstico, es decir, el hecho de atribuir síntomas al trastorno mental cuando en realidad se deben a otras causas; y la intromisión por parte de los profesionales sanitarios en la elección de ser o no ser madre.

¿Cómo me puedo sumar?

Durante el mes de marzo, que es lo que durará la campaña, puedes compartir tu historia a través del hashtag #NiHistèriquesNiSilenciades. En este enlace podrás leer todas las historias de la campaña.

También puedes apoyar las reivindicaciones de Obertament firmando AQUÍ. Por la sororidad en salud mental pedimos la complicidad de todas: digamos basta al estigma en salud mental que nos condena a la discriminación. ¡Somos diversas! ¡Ni histéricas ni silenciadas!

Cargando, un momento, por favor