No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

Adolescència, bullying i salut mental: el testimoni de la Núria

Siempre, desde muy pequeña, me he preguntado si realmente yo era el bicho raro de la clase del que todos hacían burla y se reían.

Yo era una niña pecosa, tímida y muy abstraída. Tan solo tenía un par o tres de amigos en clase, quizás fuera por ello que empezase ese tan odioso bullying que padecí durante los once hasta los catorce años.

A pesar de que sacaba muy buenas notas, y competía en el club natación Badalona (por cierto, era bastante buena).

Todo comenzó a cambiar en séptimo de EGB. El acoso escolar fue en aumento, mis notas bajaron, vaya si bajaron: suspendí seis, y adelgacé 11 kilos.

Los niños, a esas edades son muy traicioneros, y con tal de seguir al líder de la clase forman todos un rebaño, y me robaban el almuerzo, me insultaban, me seguían hasta casa de mis abuelos, hasta en una ocasión me encerraron en un baño.

Fue en ese momento cuando decidí pedir ayuda a mis padres, estaba ya en 1º FP, cuando pasó lo del baño, y mis padres hablaron con la dirección de ese colegio. Y no ofreció ningún tipo de ayuda. Yo, por cierto, ya me estaba viendo con un psiquiatra infantil.

Mis padres optaron por sacarme del cole, antes se podía hacer a esa edad, y me apuntaron a clases intensivas de inglés en una academia.

Más tarde, en septiembre, fui al instituto de al lado de mi casa a cursar 3º de la ESO y no tuve problemas de acoso escolar.

Pero yo ya no quería volver en septiembre a comenzar 4º y decidí hacer una tontería que me llevó a sufrir un ingreso en la Maternidad del Clínico, en la planta de trastornos alimenticios, durante tres semanas. Conocí chicos y chicas maravillosos que, quieras o no, estaban pasando por lo mismo que yo.

El diagnóstico del psiquiatra en aquel entonces es lo de menos: trastorno de conducta; solo sé que tenía 16 años y me estaban hinchando a medicación como a un cerdo.

No sería hasta cumplir la mayoría de edad que, por un brote psicótico, en Torribera, vieron que tenía trastorno bipolar tipo 1.

Por cierto, tengo la ESO y el Bachillerato acabados.

Cargando, un momento, por favor