No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

"No tengas depresión" - El testimonio de Georgina

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se calcula que a nivel global afecta a 350 millones de personas, según la OMS. Hay pocos fenómenos tan extendidos y tan poco entendidos. La propia OMS ha establecido que, en 2017, para el Día Mundial de la Salud, se ponga el foco en hablar sobre la depresión, de sus síntomas, de investigación y de todo lo que conlleva este trastorno. Una de las consecuencias del desconocimiento y la falta de información sobre la depresión y sus síntomas es la discriminación y el estigma social que sufren las personas que pasan por este problema de salud mental. El miedo a ser juzgados, la vergüenza e incluso el sentimiento de culpa son comunes, y más cuando el entorno presiona. Peor que los síntomas es el estigma: cuando los otros a menudo no entienden qué pasa y quieren ayudar a la persona diciéndole que se anime, que se levante de la cama, que salga a tomar el aire, que si está así es porque quiere o que es una cuestión de actitud. Decir eso es como decir #NoTengasDepresión. Y duele. Georgina lo explica:

 

Podríamos decir que vivir con depresión no es fácil. Y si no es fácil vivir, convivir con todo lo que conlleva, todavía menos. Las personas a las que nos acompaña este diagnóstico, recibimos violencias que no son consideradas como tales. La primera vez que yo fui al médico por temas de salud mental, lo que me dijo la médica fue: "Tienes 16 años, la escuela te va bien, tienes gente que te quiere... no tendrías que estar así". Y aquí se acabó la consulta.

Si no das una solución, las cosas se agravan y, obviamente, como no se me daba, pues la cosa fue a más. Hasta que no insistes mucho, hasta que no te impones mucho, no te harán caso, porque... bueno, porque "ya se te pasará, porque no estás tan mal". No es sólo el médico, no es sólo el entorno sanitario, comentarios así los he oído por parte de amigos, muchos conocidos... se banaliza mucho todo lo que es la depresión, la salud mental, el dolor en general...

Y una cosa que hacen mucho es que, cualquier comportamiento, cualquier reacción que molesta, de golpe es culpa del diagnóstico. Si tienes algo y entonces esta cosa te afecta o reaccionas con sensibilidad, dicen: "bien, es que es muy sensible porque tiene depresión y... pues mira, no le hacemos caso, ¿no?". Recuerdo una vez que me pasé toda una clase llorando en el lavabo, en plan, toda una clase, y... y todavía espero que alguien me pregunte algo.

Algo que me he llegado a creer bastante es que soy muy perezosa. Porque cuando una persona con depresión no puede salir de la cama, o le cuesta mucho salir de la cama y hacer las cosas, la idea es que no lo hace porque no quiere: esto me lo habían llegado a hacer creer bastante. Afortunadamente he entendido que no es así, que es precisamente lo contrario, porque hago todo aquello que tengo que hacer, todo aquello que haría normalmente y me levanto de la cama, y voy a la uni, y todo esto lo hago con la mochila de la depresión encima, así que... más bien, de perezosa, poco.

       

Cargando, un momento, por favor