No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

"No tengas depresión" - El testimonio de Andrea

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se calcula que a nivel global afecta a 350 millones de personas, según la OMS. Hay pocos fenómenos tan extendidos y tan poco entendidos. La propia OMS ha establecido que, en 2017, para el Día Mundial de la Salud, se ponga el foco en hablar sobre la depresión, de sus síntomas, de investigación y de todo lo que conlleva este trastorno. Una de las consecuencias del desconocimiento y la falta de información sobre la depresión y sus síntomas es la discriminación y el estigma social que sufren las personas que pasan por este problema de salud mental. El miedo a ser juzgados, la vergüenza e incluso el sentimiento de culpa son comunes, y más cuando el entorno presiona. Peor que los síntomas es el estigma: cuando los otros a menudo no entienden qué pasa y quieren ayudar a la persona diciéndole que se anime, que se levante de la cama, que salga a tomar el aire, que si está así es porque quiere o que es una cuestión de actitud. Decir eso es como decir #NoTengasDepresión. Y duele. Andrea lo explica:

Tengo depresión desde que tenía 14 años. Intenté ignorarlo durante demasiado tiempo, durante mucho tiempo. A pesar de que había unos síntomas. Entre otros, pues que no tenía ganas de hacer nada, que me costaba mucho levantarme. Todo el mundo me decía cosas del tipo “Levántate, dormilona, tienes que ser más responsable…”. Entre esto y que te lo repitan una y otra vez, que te abronquen, incluso, personas que te quieren, a pesar de que te conocen y saben lo que tienes, pero que lo confunden, o en aquel momento se olvidan de que es tu trastorno el que está detrás, impidiéndote hacer todo esto. Los excusas diciéndote que no conocen qué es la depresión, pero el problema es que incluso personas que la conocen, como algunos médicos, también te tratan así y te dicen que te esfuerces más. Por ejemplo, una doctora me dijo una vez que si no me podía despertar, pusiera el despertador más fuerte. Pero el problema no es el despertador. También te dicen que te esfuerces más, y tú piensas: “Llevo 25 años esforzándome, todavía no me esfuerzo bastante?”. Convivo con un trastorno que se denomina depresión, y el hecho que confundan esta depresión conmigo, con Andrea, hace que me sienta discriminada, y es lo que me provoca culpa y dolor.

       

Cargando, un momento, por favor