No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

Discriminados

Hace tiempo que venimos observando cómo en algunas enfermedades sabemos empatizar con las personas que la padecen o la han padecido, sin reparar en cómo ha podido contraerla. Es lo más lógico, alguien padece una enfermedad, pero no se cuestiona el porqué o cómo la ha contraído, simplemente la padece y es más que suficiente para empatizar con la persona. Esto es lo más humano.

Sin embargo, hay algunas enfermedades estigmatizadas que no ocurre de la misma manera. Hablo de las enfermedades mentales y las adicciones. Pero esto es bastante, cómo lo diría, estúpido.

Las enfermedades mentales no se eligen, simplemente se padecen y están en el órgano más complejo y menos conocido del ser humano, y todas y cada una de las personas por tanto, estamos expuestos a padecerlas. Del mismo modo que tenemos riñones y podemos padecer un cólico nefrítico o un cáncer de piel.

A estas alturas no tendríamos que estar diciendo esto, pero son enfermedades que han estado discriminadas y estigmatizadas por el desconocimiento de la población en general.

Pensar que alguien pretende ser adicto a algún tóxico o situación, es pensar que alguien pretendía contraer un cáncer o juntarse con una persona que te maltrata.

Es cierto que las personas adictas a sustancias son ellas mismas quienes las ingieren, pero, esa acción es tan sólo una medida paliativa a un sufrimiento. Las drogas actúan como fármacos paliativos, y sin embargo esta acción nada más es un síntoma de una enfermedad mayor.

Es como la persona que padece una depresión y no puede levantarse de la cama. El no poder levantarse de la cama es un síntoma de la enfermedad, entre otros síntomas posibles. Así como quien padece un proceso gripal y siente un dolor en la garganta. En la garganta no tiene nada, es un síntoma de una enfermedad.

Hasta que no se entienda estas vicisitudes de las enfermedades mentales, no podremos normalizarlas, seguirán estigmatizadas y muchas personas ocultarán o tratarán de ocultar sus síntomas con tal de no ser estigmatizadas, y por ende, no solicitarán ayuda.

Cargando, un momento, por favor