No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

Stop a la violencia de género

Me llamo Sandra, y los dos años antes de separarme sufrí maltrato psicológico de parte de mi pareja, tenía mucho miedo a llegar a mi casa después de trabajar. Me hizo sentir que era una inútil, que no valía para nada. Tenía la autoestima por tierra, sólo tenía ganas de llorar.

Él tenía el problema de la bebida, y por él ya estaba todo bien, él no tenía que cambiar, sólo tenía que cambiar yo. Había discusiones por todo, ante nuestros dos hijos, esto lo habíamos hablado: que si discutíamos por cualquier cosa, los niños estaban al margen. Mi marido sólo me quería para decirme de todo y hacerme sentir muy mal y después quería tener sexo conmigo, yo le comenté que no, que de tan mal me trataba, que se encontrara a otra mujer para tener sexo, yo dormía en el sofá, estaba atemoritzada por lo que podría hacer. A veces cogía nuestros hijos y los llevaba en coche y me decía que no volvería nunca, y que pasaría una desgracia. Yo, toda la noche en velo, llamadas con él, el móvil apagado, cada vez más nerviosa llamando a hospitales a ver si había pasado algo grave, y a familiares. Él, cuando estaba sereno, lo reconocía, y decía que dejaría la bebida. Yo le apoyaba si él dejaba la bebida. Y él decía que me quería mucho a mí y a su familia, pero después, por la tarde, se olvidaba de nuevo y volvía a beber y de nuevo empezaba el martirio.

Un día por la tarde estaba cocinando, y dijo que no me quería a la cocina y me empujó hasta la entrada. Al día siguiente, me dijo que me cortaría el cuello, fue la reflexión para mí y mis hijos y la tranquilidad por siempre jamás, llamé a los Mossos y dije que vinieran donde vivía, yo no sabía conducir. Llegamos a su casa, les expliqué lo que ha pasado y quería hacer una denuncia contra mi marido, llevé mi diario de estos dos años vividos, triste, con pena, atemorizada, llorosa, sin ganas de vivir (lo hacía por mis dos hijos).

Estaba en la comisaria de los Mossos e hice la denuncia y la prueba fue mi diario. Me trajeron a casa, y él lo detuvieron y estuvo dos días detenido por violencia de género hacia mí.

Me supo mal por mis hijos, que a su padre se lo quitaran de esta manera, pero no tuve más opción; era yo o él. No quería vivir de este modo, esto no era vida, a él ya le estaba bien pero a mí no.

No entendía por qué cambió tanto, antes no había sido de este modo, me trataba con respeto, carinyo, amor.

Después, fue el juicio, él marchó de casa, y yo me quedé mis hijos, él tenía visitas cada quince días al fin de semana. Con mis hijos, el trato era igual que a mí, les hablaba mal de mí, etc. Esto, es lo peor que se puede hacer.

Todo me afectó con mucha ansiedad. Cuando me separé no tenía ni un euro en el bolsillo, tuve que trabajar muchas horas, para que a mis hijos no les faltara de nada. Hacía de madre y de padre, era muy agotador, trabajando, cuidando de ellos y dándoles mucho amor. Había noches en las que lloraba porque mi ex marido no me lo puso nada fácil (denuncias, juicios), tenía ganas que acabara esa pesadilla porque tampoco daba la manutención para sus hijos.

Todas las mujeres, sean jóvenes o mayores, tienen que tener mucha fuerza, mucha lucha por salir adelante, no es nada fácil. Pero yo me siento muy orgullosa de haberlo hecho, ahora soy yo, y nadie me tiene que despreciar y tratar mal, nadie se merece esto. No se lo deseo a nadie. La única fuerza es la denuncia, y que nadie se eche atrás, somos mujeres que tienen mucho que ganar: su vida. NADIE es de NADIE, no somos un mueble que compramos, toda persona necesita estima, respeto y que la valoren como persona. Las parejas se conocen y se tienen que ayudar como buenos amigos.

Ella y él tienen derecho a rehacer su vida amorosa. No estamos encadenados. No es como antes, cuando, aunque estuvieras mal, tenías que aguantar. Mujeres: no dejéis de trabajar, porque quiere decir que podéis ser autosuficientes. STOP VIOLENCIA DE GÉNERO!!

Lee 'Género'

Lee 'Fue un delito' 

 

Lee 'Violación'

Lee 'El miedo' 

 

Lee 'Violencia en
el ámbito familiar y
violencia sexual'

Lee 'Una mujer
sin derechos'

Lee 'No os fiéis
del amor online' 

 

Lee 'Quitándome
las culpas: fue un
abuso'

Lee 'Recuperarnos
a nosotras mismas'

Lee 'Maternidad'

Lee 'Stop a la
violencia de género'

Lee 'Aterrorizar
también es violencia'

Las mujeres que han pasado por un problema de salud mental pueden llegar a tener cuatro veces más riesgo de sufrir violencias de género. Denúncialo en los blogs. Aquí te contamos cómo hacerlo:

 

 

Cargando, un momento, por favor