No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

Por qué no existen los osos bipolares

Mucho se ha hablado de la discriminación en salud mental. Hechos que por sí solos son discriminatorios, como la reproducción de estereotipos vulgares y asociaciones ridículas. Pero existe otra discriminación y es la verborrea utilizada por algunas personas cuando se refieren a otras cosas.

Me vienen a la mente políticos, artistas, periodistas y publicistas, entre otros, que tienen la desafortunada tendencia de referirse a situaciones cotidianas con palabras o actos empleadas para otros menesteres.

Y es que esa desafortunada formación, es la que le hace necio con las habilidades lingüísticas y pone en entredicho consecuentemente lo expresado.

Un buen libro se escribe a partir de la investigación y documentación de lo que va a expresarse o escribir. A nadie se le ocurriría hablar de algo que desconoce. Por una parte por la torpeza que resultaría, en segundo lugar por que esa falta de conocimientos le haría un neófito, llevándole a cometer errores y no llegar a comunicar lo deseado.

Desafortunadamente, estas situaciones de desconocimientos sobre el lenguaje están a la orden del día cuando una persona se expresa en público para decir que la población es delirante, por poner un ejemplo, y denota incultura y vulgaridad, falta de conocimientos y documentación. Cabe añadir, por otra parte, la falta de repertorio para dirigirse a algún hecho en concreto y poner por delante cualquier acepción rimbombante llamada fuera de lugar.

Esa falta de conocimientos son precisamente los que les hacen errar en su elección a la hora de justificar, de expresar o liderar algo pues indica en sí misma la falta de saberes de la materia o ciencia en concreto.

Esos conocimientos van más allá de las propias palabras, ya que las palabras son la capacidad de expresar el pensamiento por medio del lenguaje articulado. Se podría decir que no tienen el don de la palabra, ni de la comunicación.

Si existieran osos en ambos polos, éstos no se llamarían Osos Bipolares.

Alex

Cargando, un momento, por favor