No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

La ansiedad y cómo convivir con ella

Aida, activista de Obertament, ofrece consejos sobre cómo superar la ansiedad en este blog. Como bien dice en el texto, estos consejos son solamente lo que le ha ido bien en su caso particular, pero ningún consejo puede ser aplicable a todos los casos y todos los síntomas de la ansiedad. La salud mental es cosa de todos, y los trastornos mentales pueden ser muy diferentes según cada caso personal. Generalizar sería un error, ya que no a todo el mundo le ayuda lo mismo, y perpetuaría los prejuicios y el desconocimiento sobre salud mental, que a su vez son el fundamento del estigma. ¿Leemos su testimonio?

Hoy me gustaría hablar de un tema que afecta mi día a día como una compañera de vida, la ansiedad.

Esta, según mi punto de vista, no proviene de pensar sobre el futuro, sino de querer controlarlo. La verdad es que, en mi caso, durante muchos años ha hecho que no pueda disfrutar de las cosas que a mi edad debería estar disfrutando.

Es como un pequeño monstruo que elige qué pensamientos tendrás y se obsesiona con ellos y, como en una bola de lana, se va haciendo más y más grande, hasta que llega un punto donde la bola es tan grande que no sabes cómo deshacerla. Hace que estés tan pendiente de tus pensamientos que obvias lo que pasa a tu alrededor.

Os contaré qué es lo que me ha ido bien a mí, por si a alguien le pudiera funcionar. El primer paso es ver este cúmulo de pensamientos y fragmentarlos en distintas partes. De esta manera, puedes analizar uno a uno los distintos problemas. Una vez fragmentados es bueno preguntarse "¿Cuál es la causa de esta obsesión? ¿Puedo hacer algo para cambiarlo?". Una vez hayas respondido estas preguntas, quizás te sea más fácil enfrentarte al problema en cuestión. 

Por lo que se refiere a la mente, para mí ha sido importante:

   1) Aceptar que no lo podemos controlar todo. Debemos poner el problema en perspectiva: "¿Es tan malo como pienso?”
   2) Hacerlo lo mejor que puedas. En lugar de buscar la perfección, trata de sentirte orgulloso de lo que haces.
   3) Mantener, si es posible, una actitud positiva, y hacer un esfuerzo por reemplazar los pensamientos negativos por otros positivos.
   4) Aprender qué dispara la ansiedad: ¿trabajo, escuela, familia, amigos...? También puede ser bueno escribir un diario cuando te sientas ansioso, de esta manera puedes buscar un patrón.

En lo que se refiere al cuerpo, en mi caso, me ha ido bien:

   1) Contar hasta 10
   2) Hacer respiraciones profundas mientras te fijas en cómo entra y sale el aire de tu cuerpo
   3) Buscar ayuda o hablar con alguien sobre lo que te pasa
   4) Dormir suficientes horas y hacer ejercicio, ya que disminuirá la ansiedad a largo plazo

Por experiencia, puedo decir que poco a poco, con mucha paciencia y fuerza de voluntad, he podido ir controlando esta ansiedad y he podido tirar del hilo, haciendo que esta gran bola de lana se deshaga, sintiéndome mejor y disfrutando más las pequeñas cosas del día a día.

Aida Miguel

Cargando, un momento, por favor