No tienes activado JAVASCRIPT en tu navegador, puedes navegar en nuestra Web tranquilamente, pero te recomendamos que lo actives para que puedas puedas utilizar nuestra Web con todas las funcionalidades.

Resultados

Obertament realiza, de manera sistemàtica, la evaluación de las acciones que lleva a cabo. La evaluación de las actuaciones la hace el Grup de recerca en Serveis Sanitaris i Resultats en Salut Mental en Atenció Primària (PRISMA) de Sant Joan de Déu, y está validada por Ivàlua, Institut Català d'Avaluació de Polítiques Públiques. Estas evaluaciones experimentales nos ayudan a ver la eficacia de los proyectos, es decir, si las intervenciones reducen el estigma y hasta qué punto.

La evaluación se hace a través de la evaluación de impacto, con escalas con validez internacional. El diseño de la misma se ha realizado mediante la creación de cuestionarios con las escalas siguientes:

-Cambios en actitudes (escala CAMI - Community attitudes towards mental illness)

-Cambios en intención de comportamiento (escala RIBS - Reported and Intended Behaviour Scale)

-Cambios en estigma personal y percibido (escala PPDS)

-Deseabilidad social

Según los últimos datos de los que se dispon en relación con la lucha contra el estigma y la discriminación por razones de salud mental, correspondientes a la Encuesta de Salud de Catalunya (ESCA) -que se pasó durante el segundo semestre del 2015-, la intención de relación de los catalanes respecto a los trastornos mentales ha mejorado de forma significativa. Este dato, que mejora por tercer año consecutivo, demuestra que la tarea de combatir la discriminación va en la dirección correcta y nos alienta a seguir trabajando.


Activismo

El activismo es el principal activo para terminar con la discriminación y difundir un mensaje por la normalización de la salud mental, y, según afirma un estudio realizado a 123 activistas, también es una buea manera de empoderarse, reducir los niveles de autoestigma y contribuir a una vida normalizada y autónoma.

Esta coclusión se desprende de un estudio realizado por el  Grup de Recerca en Serveis Sanitaris i Resultats en Salut Mental (PRISMA) y la Fundació Sant Joan de Déu per la Recerca i la Docència, y supervisado por el Institut Català d’Avaluació de Polítiques Públiques (IVÀLUA), que Obertament promovió. El estudio, realizado entre 2013 i 2015 en 6 ciudades catalanas, se fundamentó en unos cuestionarios llevados a cabo por los participantes en tres momentos: antes de la formación, tres meses después de la formación y nueve meses después de comenzar a ejercer como activista.

Los resultados muestran un aumento significativo del nivel de empoderamiento que perciben los activistas, cosa que puede contribuir muy positivamente a procesos de recuperación y a la capacidad de llevar una vida autónoma y normalizada. Ademas, del estudio también se desprende otro dato destacado: después de unos meses de activismo, la discriminación por razones de salud mental disminuye.

Salud mental y medios

Los anteriores datos van en la misma dirección que los resultados de un ámbito concreto, el del tratamiento mediático de la salud mental. De las últimas cifras que obtuvo el Observatorio de medios y salud mental (en el informe del año 2015) también se desprende una mejora del trato de la salud mental en los medios respecto al año anterior. Los medios de comunicación son uno de los colectivos con los que trabajaremos con metodología TLC3 y con los que más intensamente hemos realizado acciones de sensibilización y asesoramiento en los últimos años.

Salud mental y educación

Los primeros resultados del impacto del proyecto 'What's Up! Com vas de salut mental?' (destinado a jóvenes y al ámbito educativo),  fruto de un estudio realizado por la Fundación Sant Joan de Déu per la Recerca i la Docència y supervisado por el Institut Català d'Avaluació de Polítiques Públiques (IVÀLUA), también muestran que la metodología es útil para combatir el estigma. Respecto a la parte del proyecto correspondiente a las intervenciones curriculares, los datos invitan a que se extienda a aquellos centros educativos que así lo soliciten, ya que se han obtenido evidencias empíricas de su efectividad a corto y medio plazo. 

La evaluación en cuestión ha sido realizada a través de una investigación controlada no aleatorizada, utilizando escalas internacionales que miden, por un lado, el cambio en las opiniones y creencias en salud mental; por el otro, el cambio en actitudes y la intención de comportamiento.

Campañas de difusión de la lucha contra el estigma

Volviendo al ESCA, los resultados de esta encuesta pública indican que un 12% de los catalanes reconocen la campaña ‘Da la cara poer la salud mental’ (llevada a cabo en el año 2015), lo que representa un crecimiento considerable respecto a anteriores campañas. Además, los que la reconocen mejoran muy significativamente su intención de conducta respecto a los que no lo hacen.

Cargando, un momento, por favor